Stanley Consuegra o el cuerpo silenciado
Rodolfo J. Lugo-Ferrer


"El arte es hoy viva exposición de lo que
alumbra la nueva mutación en los humanos"
J. E. Cirlot

Atemporal es la representación del cuerpo humano que nos presenta Stanley Consuegra en esta presente
muestra. En estos desnudos difuminados, disueltos en una inquietante atmósfera, nos devuelve una visión
clásica del canon de la representación del cuerpo humano, conjugado con el espacio invadido por la alegórica
presencia equina. Consuegra logra plasmar la metamorfosis del hombre a medio camino con el caballo. Las
imágenes de ambos se repiten cíclicamente, se multiplican, creando una ambientación alucinatoria. El cuerpo del
hombre huye o queda subordinado ante la presencia del busto del caballo, logra una anamorfosis en donde los
torsos humanos los representa como emblemáticos ectoplasmas, evanescentes. Estas figuras aisladas parecen
flotar en un espacio o en un universo monocromático, dando un efecto ambiguo e incongruente, una atmósfera
fantástica y silenciosa. Es como si quisiera arrancar u ocultar los monstruos de la infancia representados en los
caballos de juguete. Estas piezas de Consuegra parecen  reafirmar los planteamientos de Bataille en cuanto a lo
informe, "negar que cada cosa tenga su propia forma, imaginar que el sentido se ha vuelto sin forma", en donde
lo informe está asociado a la negación de las formas, como podemos apreciar en "Las ilusiones", "Reconciliación
con las formas","Recordar", entre otras obras.  Consuegra participa de un juego de emociones en donde se
encierran las posibilidades del desnudo, en donde el cuerpo queda silenciado, inesperado, aunque preciso.