Arte, signo e informática *
Rodolfo J. Lugo-Ferrer

Signo y referente. Internet y viaje cibernético. Arte e informática. Una reflexión sobre el arte en el nuevo milenio
(término harto usado), pero, es así ¿no?. Recientemente navegando por el espacio cibernético, me tope con la
página en la red del artista puertorriqueño Heriberto Nieves. Una página, que más qué página es un catálogo
virtual del artista. La misma está en varios idiomas: español, inglés, francés, finlandés, y otros. Luego de estar
un par de horas escrutando y averiguando esta presentación, me pregunto y reflexiono sobre la función del arte
en los venideros años del tan "cacareado" tercer milenio. Me agarro de Ernst Fischer para poder explicar cuál es
la función del arte; y no sólo la función del artista, sino, también, la función de otros espacios en donde se
promociona y expone al espectador el artefacto o la obra de arte en sí, digamos galerías, museos, espacios
urbanos abiertos, y otros.

El arte debe proponer, analizar todos los aspectos y los hechos de la sociedad en que se realiza. Tenemos que
ver el arte como una necesidad en sí mismo, y he aquí donde se manifiesta un aspecto evolutivo más de los
seres humanos. Cada época visualiza el mundo dentro de su propia perspectiva y lo conceptualiza de acuerdo a
sus necesidades espirutuales y racionales.

Al comenzar el siglo XX, los artistas se dieron a la tarea de buscar un nuevo ordenamiento de la forma y de crear
una nueva representarición de la realidad. (Una época representa una ruptura respecto a otra época que la
precede, ejemplo: el arte románico respecto al gótico, el Renacimiento respecto arte medieval, el impresionismo
respecto a las manifestaciones previas a él, las vanguardias del siglo XX respecto al arte realizado en los siglos
anteriores). Para los artistas de principios de siglo, el arte cambia de signo, se pasa del mundo objetivo,
(propuesto desde la antigüedad clásica hasta fines del siglo XIX) al mundo de la subjetividad, lo que piensa y
siente el artista sobre el mundo de su intimidad. Para los artistas de fin de siglo, se pasa al tercer milenio, con
una exaltación de es visión binaria, del mundo objetivo y subjetivo.Se construye la subjetividad partiendo de la
alteridad (del otro).

El tercer milenio nos pone a navegar por el espacio cibernético. Y ésto nos lleva a preguntarnos nuevamente, y
el arte ¿qué?. El arte como signo, capaz de llevarnos a interpretar imágenes, estructuras, visiones de mundo; y
a los  artistas como individuos capaces de construir la realidad social y cultural a través del signo. Siendo éste (el
signo) quien establece una relación entre un concepto y la interpretación de ese concepto en la realidad. La
informática empuja o lleva o les permite a los artistas la creación de nuevos significados, el replanteamiento de
su rol en la nueva sociedad. Los arrastra a seguir la ruptura de una época con otra.

La informática obliga a el arte a abolir lo incuestionable, invadir los espacios intocables y trasgredir los límites
impuestos por la sociedad burguesa. La informática llevara a los artistas (vates de los cambios suscitados en la
historia de la humanidad) a anular las diferencias, a rescatar la diversidad y lo múltiple.




* Publicado en el periódico El Nuevo Día, 24 de octubre de 1999, p. 82.